Buscar este blog

jueves, 24 de septiembre de 2015

Arianna Har - Lugares Estrechos


“¡Detengan el ascensor!”. Savannah sacó el brazo para evitar que se cerraran las puertas e intentó oprimir el botón de “puerta abierta” con el dedo al mismo tiempo. Se le cayó la cartera de las manos temblorosas y el contenido se desparramó por el piso. “Ya está, gracias”. Una agradable voz masculina le estremeció la columna. ¡Ay, Dios mío! ¡Era el bomboncito del edificio, y estaba en el ascensor con ella!

No hay comentarios:

Publicar un comentario