Buscar este blog

martes, 13 de septiembre de 2011

Mary Janice Davidson - Saga Betsy Taylor

Ni muerta ni casada

¡De secretaria recién despedida a ser la reina de los No-muertos!
Ha sido una semana de lo más movidita para Betsy Taylor. Primero, pierde su trabajo. Luego, para colmo, muere en un accidente de coche. Pero lo que realmente le molesta (además de despertar en la morgue vestida con un traje color rosa chicle y zapatos baratos, cortesía de su madrastra), es que no logra permanecer muerta. Todas las noches se levanta con un antojo terrible de sangre. Y la dieta líquida no le sienta demasiado bien.
Todo se complica cuando sus nuevos amigos tienen la absurda idea de que Betsy es la reina de los vampiros, según reza una profecía, y pretenden que ella les ayude a vencer al vampiro más odioso y ambicioso de los últimos quinientos años, un trepa mal vestido con pinta de Bela Lugosi. La verdad es que a Betsy le trae sin cuidado la política de los vampiros, pero ellos tienen una poderosa arma de persuasión: zapatos de diseño. ¿Cómo puede una chica que se respete a sí misma rechazar semejante oferta?

Pero… la colección de Manolos no es la única tentación de Betsy. La verdad es que los zapatos son mucho menos peligrosos que el guapo de Sinclair, un seductor chupasangre cuya mirada sexy es tan inocente como una estaca clavada en el corazón…
Ni Muerta Ni Empleada
Aunque lo que Betsy desea es trabajar por las noches en la zapatería de un gran centro comercial y estar con sus adorados Prada, Jimmy Choo y Manolo Blahnik, acabará ejerciendo de reina de los vampiros forzada por las circunstancias. En el camino surgen poderes que ni ella sabía que poseía, una cuadrilla de caza de vampiros con la que establece una relación muy especial, fantasmas huérfanos y no tan huérfanos y traicioneros no muertos, además de más de un encuentro con Eric Sinclair, el maravilloso vampiro que es su rey consorte gracias al pérfido engaño con que acabó la entrega anterior.

Ni muerta ni apreciada

A la mayoría de las mujeres les encantaría vivir como la realeza, pero Betsy descubre que ser la reina de los vampiros tiene más problemas que beneficios, excepto que siempre está despierta para las rebajas de medianoche. Puede ser fácil encontrar sangre (puaj) en la oscuridad de la noche, pero prueba a encontrar un licuado de fresas. Y los empleados de su club nocturno Scratch han estado dándole nada más que dolores de cabeza desde que ella mató a su jefe anterior. Algunas personas...

Pero la "vida" de Betsy toma un giro interesante en el baby shower de su perversa madrastra, a quien se le escapa que Betsy tiene una medio hermana perdida hace mucho tiempo. Ahora, con veinte años, esta mujer da la casualidad que es la hija del diablo... y está destinada a gobernar el mundo.

Ni muerta ni retornable

Aunque ella es la reina de los vampiros, Betsy Taylor actúa como una princesa. En las novelas de Mary Janice Davidson, esta soberana caprichosa y exigente finalmente comienza a conformarse con su nuevo estatus. Ellos dicen que la Navidad es un tiempo para los amigos y la familia. Pero con una hermanastra que es la hija del diablo, una malvada madrastra, un demonio que vive en su sótano, diferentes tipos de espíritus, asesinos volviéndose locos y una boda de primavera que tiene que planear con el antiguo causante de la ruina de su existencia, Eric Sinclair. Betsy no está segura de sobrevivir a las vacaciones.
Ah, es verdad. Ella ya está muerta...

Ni muerta ni popular

Con su cumpleaños tan próximo, Betsy no está en el mejor estado de ánimo para recibir a los poderosos vampiros europeos que han venido finalmente a presentarle sus respetos. El juego de la política no es muy aceptable, sobre todo cuando descubre que su mejor amiga, Jessica, puede tener una enfermedad mortal. Seguro que Betsy puede salvarle la vida, pero por supuesto, ¿no es para eso para lo que están los amigos?... aunque la solución no depende de ella. Con su novio Eric quien elude todos los planes de la boda, el plato de Betsy está repleto, y no precisamente con el pastel de cumpleaños. Pero, ¿quién tiene tiempo para hacer pucheros? Ni siquiera una reacia reina de los vampiros.

Ni muerta ni tranquila


Las bodas nunca son fáciles. Pero cuando una es la Reina de los Vampiros Betsy Taylor, la cosa se complicarán más.

En los días que preceden al gran día, parece que la reina de los Vampiros Betsy Taylor tiene llena su casa, y aún quedan invitados por llegar. Junto a sus colegas humanos, hay un fantasma, un hombre lobo y un demonio. Y aunque su prometido Eric Sinclair, convenientemente desaparece cuando hay que conversar sobre arreglos florales y como sentar a los invitados, está presente en otros momentos.

Cuando Sinclair desaparece de verdad, y no sólo por evitar los preparativos de la boda, con la mayor parte de sus amigos y personas a las que quiere, Betsy se vuelve frenética. Sola y asustada por el destino de aquellos a los que ama, Betsy no puede confiar en nadie mientras intenta encontrarlos y buscar al culpable de las desapariciones. Y lo que pase sacudirá al mundo vampírico para siempre.

Ni muerta ni digna
Betsy Taylor pensó que entrar en el mundo de los no muertos era un gran cambio. Ser una nueva desposada no es mucho más fácil. El rubor sólo ha funcionado durante dos meses, y Betsy tiene mucho que hacer: establecer la nueva casa, terminar de escribir las notas de agradecimiento, y criar a BabyJon, su hermanastro y menor a su cargo. Sólo otra feliz familia americana que se adapta a la dicha marital.El marido de Betsy, Sinclair, ha estado examinando a fondo el Libro de los Muertos, y a Betsy la visita una fantasma que es incluso más insoportable, terca, y latosa de muerta que lo que fue en vida. Ella no sólo culpa a Betsy por su condición, sino que insiste en que lo arregle. Esto es tan sólo un preludio para el entretenimiento y diversión que esperan a Betsy y Sinclair cuando una jauría de antiguamente fieros vampiros, hambrientos de sangre y poder, hagan una visita a la feliz pareja. ¡BIENVENIDA A LA VIDA DE CASADA, BETSY!

No hay comentarios:

Publicar un comentario