Buscar este blog

jueves, 17 de enero de 2013

Portia da Costa - Una Oportunidad Única

 
Aquella cinta de vídeo la escandalizó y la entusiasmó… y la excitó de verdad. La había encontrado en una sala de estar, pequeña y alejada, de Blaystock Manor, la mansión donde estaba trabajando. En aquel momento todo el mundo había salido y tenía la oportunidad de verla de nuevo, con tranquilidad. 

Allí, en la pantalla, estaba su jefe, el marqués con el que había fantaseado tanto, dándole una azotaina muy sexy a una chica. Y, mientras ella se entregaba al placer, no se dio cuenta de que él entraba silenciosamente en la habitación y la observaba. 

Sin embargo, la vergüenza que sintió al percatarse se convirtió rápidamente en excitación, porque él le pidió que continuara, y después empezó a acariciarla íntimamente. 

Aquello solo era una pequeña muestra de lo que ella había visto en la cinta, pero sabía que iba a tener mucho más… ¡mucho más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario